Salud Animal

Enfermedad de Newcastle en pollos de engorde

PDF

Para leer más contenidos de aviNews España Octubre 2022

Pablo Catalá Gregori

EBVS® European Specialist in Poultry Veterinary Science en European College of Poultry Veterinary Science
Pablo Catalá Gregori

Raúl Madrid-Diaz

Sandra Sevilla Navarro

Project Manager de Centro de Calidad Avícola y Alimentación Animal de la Comunidad Valenciana (CECAV)
Sandra Sevilla Navarro

La Enfermedad de Newcastle (EN) está causada por cepas virulentas del paramixovirus aviar tipo 1 (APMV-1), un serotipo del género Avulavirus perteneciente a la subfamilia Paramyxovirinae, familia Paramyxoviridae. Se han identificado un total de 15 serotipos de paramixovirus aviares (APMV-1 a APMV-15) en diferentes especies de aves silvestres y domésticas.

Se transmite por contacto directo con secreciones, especialmente heces, de aves infectadas o por contacto indirecto a través de alimentos, agua, equipos, vehículos, seres humanos, fómites, etc., contaminados por Newcastle.

CINCO PATOTIPOS EN FUNCIÓN DE LOS SIGNOS CLÍNICOS

Las cepas presentan una elevada variación respecto a la patogenicidad en los pollos. Así, se agrupan en cinco patotipos en función de los signos clínicos observados en los pollos infectados (Alexander y Senne, 2008b).

Velogénico viscerotrópico. Patotipo muy patógeno en el que se observan lesiones intestinales hemorrágicas.

agriNews FM

Velogénico neurotrópico. Presentación con mortalidad elevada, tras la aparición de signos respiratorios y nerviosos.

Lentogénico o respiratorio. Presentación respiratoria leve o subclínica.

Continua después de la publicidad.
Arm&Hammer
hendrix latam
Zucami Latam
cobb

Entérico asintomático. Normalmente consiste en una infección entérica subclínica.

CASO ENFERMEDAD DE NEWCASTLE EN POLLOS DE ENGORDE

El Laboratorio Central de Veterinaria de Algete confirmó la detección del virus de la Enfermedad de Newcastle (EN) en una explotación de broilers localizada en el municipio de Huércal-Overa, provincia de Almería, el pasado 29 de junio de 2022.

Se trató de una explotación de broilers, con un censo aproximado de 10.000 animales de 6 semanas de edad.

La sospecha de la enfermedad vino derivada por la detección de los primeros síntomas el pasado 24 de junio, seguido de un aumento de mortalidad en los días siguientes.

Se confirmó que se trata de una cepa de alta patogenicidad de esta enfermedad, descartándose asimismo la presencia del virus de Gripe Aviar.

Se trata del primer foco de Enfermedad de Newcastle en aves de corral en España desde noviembre de 2009 cuando se detectó en una explotación de aves cinegéticas en la provincia de Guipúzcoa.

Posteriormente, se confirmaron dos focos de enfermedad de Newcastle en dos explotaciones de broilers localizadas en el mismo municipio el 7 de julio de 2022, ambas en el radio de los 3 km del foco declarado el pasado 29 de junio.

Se trató de dos explotaciones de broilers, con un censo aproximado de 9.980 y 26.900 animales.

La sospecha de la enfermedad de Newcastle vino derivada por la detección de los primeros síntomas los pasados 4 y 5 de julio, seguido de un aumento de mortalidad en los días siguientes.

El posible origen de los focos se mantiene bajo estudio.

El presente caso corresponde a la explotación de mayor censo, ubicada en paraje la Morena, término municipal de Huércal Overa (Almería).

Es una explotación construida en 2020 con ventilación forzada estricta tipo longitudinaltúnel, con ambiente e iluminación controlados, disponiendo de una sola nave (A), de aproximadamente 2.000 m2.

El lote se alojó el pasado 20/05/2022, estirpe Ross mixtos, con clareo para asador el 22/06/2022, restando en granja 26.900 aves en el momento de la declaración del foco. La clínica sospechosa inició a los 46 días de vida con un repunte de mortalidad brusca (0,78% mortalidad diaria tras clareo).

Las aves tenían un peso aproximado de 2,95kg en día de la inmovilización y mostraron notable depresión y reducción del consumo de pienso (no de agua, quizá por situación estival que disparaba consumo de agua como estrategia de termorregulación), cuadro febril notable con postración y cama húmeda, en especial en el último tercio de la nave (zona próxima a la extracción de aire, en orientación oeste) que fue avanzando por la misma a lo largo de los días.

De la misma manera se describieron cuadros respiratorios con blefaritis, conjuntivitis serosa y edema facial, junto con leves toses y secreción mucosa que agudizaron con el transcurso de los días.

Resultados

Se llevó a cabo una necropsia reglada con EPIs, con el siguiente resultado:

Bazos aumentados de tamaño (Imagen 1)

Edema palpebral y presencia de moco (Imagen 2)

Hemorragias en los proventrículos (Imagen 3) y tonsilas cecales (Imagen 4)

Además, se tomaron muestras de heces, cama, hisopos traqueales y cloacales para en análisis de IA y EN por PCR de transcripción inversa en tiempo real (RRT-PCR).

Este tipo de PCR ofrece la alta sensibilidad que la RT-PCR (PCR en tiempo real), con la ventaja de que se evita un paso en el proceso de la PCR, permitiendo un ahorro de tiempo y obteniendo resultados en la mayor brevedad posible (Wise et al., 2004).

En todas las muestras procesadas se detectó el virus de la EN, pero no el de IA (Tabla 1).

Los hallazgos de la necropsia, la anamnesis y el resultado de la PCR orientan el diagnóstico hacía EN. Por la sintomatología observada, el patotipo compatible sería velogénico viscerotrópico.

DISCUSIÓN

La EN es una de las enfermedades aviares más importantes que afectan significativamente la producción avícola en todo el mundo.

La enfermedad fue descubierta en Indonesia (Java) en 1926, pero fue denominada por la localidad de Newcastle-upon-Tyne, Inglaterra, donde se detectó en 1927. Se le denomina también enfermedad de ranikhet, pseudopeste aviar y neumoencefalitis aviar.

La enfermedad de Newcastle se define como una infección de aves de corral causada por un virus del serotipo 1 del paramixovirus aviar (PMVA-1) que cumple uno de los criterios siguientes de virulencia:

El virus tiene un índice de patogenicidad intracerebral (ICPI) en polluelos de un día (Gallus gallus) de 0,7 o superior.

Se han demostrado en el virus múltiples aminoácidos básicos en el extremo C-terminal de la proteína F2 y fenilalanina en el residuo 117, la cual está en el extremo N-terminal de la proteína F1. El término “múltiples aminoácidos básicos” se refiere a que existen al menos tres residuos de arginina o lisina entre las posiciones 113 y 116.

La imposibilidad de demostrar el modelo característico de residuos de aminoácidos como se ha descrito anteriormente requeriría la caracterización del virus aislado mediante una prueba de ICPI.

Debido a la amenaza constante de introducción del virus mediante las aves salvajes, resulta determinante la bioseguridad en las explotaciones avícolas.

De acuerdo a lo establecido el Reglamento de Ejecución (UE) 2020/2002 de la Comisión, de 7 de diciembre de 2020, por el que se establecen normas de desarrollo del Reglamento (UE) 2016/429 del Parlamento Europeo y del Consejo relativas a la notificación a la Unión y al envío de informes a la Unión sobre enfermedades de la lista, al sistema informático de información, así como a los formatos y los procedimientos de presentación y envío de informes relacionados con los programas de vigilancia y erradicación de la Unión y con la solicitud de reconocimiento del estatus de libre de enfermedad, la detección de Infección por el virus de la enfermedad de Newcastle, es de notificación inmediata excepto cuando se diagnostica en:

las Columbiformes, a menos que se guarden como aves de corral, o

animales silvestres de las especies de la lista.

En esta definición, los residuos de aminoácidos se numeran desde el extremo N-terminal de la secuencia de aminoácidos deducida a partir de la secuencia de nucleótidos del gen F donde las posiciones 113 a 116 corresponden a las posiciones –4 a –1 a partir del punto de escisión.

La etiología es un virus de ARN de cadena negativa cuyo genoma no segmentado de 15,2 kb está organizado en seis genes que codifican seis proteínas estructurales: NP, P, M, F, HN y L, así como como dos proteínas no estructurales, V y W.

Entre estas proteínas, la F generalmente se considera un marcador molecular de la virulencia de este virus. Desafortunadamente, esta no es una regla general, ya que se ha demostrado que algunas cepas adaptadas en aves silvestres como las palomas son mínimamente patógenas a pesar de poseer el llamado sitio de escisión polibásico F.

Además, se ha informado que algunos de estos paramixovirus de paloma manifiestan un aumento en la virulencia después de algunos pases en pollo, sin los cambios de nucleótidos que los acompañan en toda la región codificante de F.

Asimismo, el intercambio de los genes F del virus adaptado a palomas avirulentas con el de una cepa virulenta o viceversa no condujo al cambio en la virulencia de los virus quiméricos generados.

Enfermedad de Newcastle en pollos de engordeEstas observaciones en conjunto significan que otros factores independientes del sitio de escisión de F son importantes para determinar la virulencia de este virus en el pollo. De hecho, se ha demostrado que las proteínas HN y L están directamente asociadas con la virulencia del virus.

Por lo tanto, cabe preguntarse si la evaluación del sitio de escisión F sigue siendo un indicador molecular fiable de la virulencia del virus o si se requiere un análisis del genoma completo para predecir adecuadamente el potencial de virulencia de los aislamientos de este virus.

Enfermedad de Newcastle en pollos de engorde

Enfermedad de Newcastle en pollos de engordeEl virus es excretado durante el período de incubación, durante la enfermedad clínica y por un período limitado durante la convalecencia.

Enfermedad de Newcastle en pollos de engordeEstá presente en el aire exhalado, en descargas respiratorias, heces, huevos y aves muertas en la fase de viremia.

Enfermedad de Newcastle en pollos de engordePor lo tanto, una vez introducido el virus dentro de una explotación se ha de tener presente que la difusión entre los animales se produce como consecuencia de la inhalación de aerosoles o por la ingestión de material infectivo, principalmente las heces.

Enfermedad de Newcastle en pollos de engordeEl virus se inactiva por formalina y fenol.

Enfermedad de Newcastle en pollos de engordeLa enfermedad de Newcastle puede presentar un cuadro clínico muy similar al de la influenza aviar, por lo que se requiere el apoyo laboratorial para confirmar el diagnóstico.

El periodo de incubación es breve, entre 2 y 12 días (media de 5 días), de tal forma que la aparición de la enfermedad se produce simultáneamente en todo el lote de aves tras la exposición. La mortalidad puede llegar al 100% en lotes de aves jóvenes.

Enfermedad de Newcastle en pollos de engorde

Las muestras a recoger para el diagnóstico de esta enfermedad son:

Enfermedad de Newcastle en pollos de engordeHisopos de tráquea y cloaca (o heces) de aves enfermas o de distintos órganos (tejido cerebral, tráquea, pulmones, hígado, bazo) y heces de aves muertas.

Enfermedad de Newcastle en pollos de engordeMuestras de sangre (suero).

Los análisis que se realizan para el diagnóstico son:

Enfermedad de Newcastle en pollos de engordeAnálisis virológico: Aislamiento del virus en embriones de pollo, RT-PCR e Índice de patogenicidad intracerebral en pollitos de un día.

Enfermedad de Newcastle en pollos de engordeAnálisis serológico: ELISA e Inhibición de hemaglutinación.

Enfermedad de Newcastle en pollos de engordeEN está en constante evolución

Las evidencias epidemiológicas indican que la EN está en constante evolución, y la inmunidad inducida por cualquier cepa de EN debería poder brindar protección cruzada contra el desafío con cualquier otra cepa virulenta, debido a las propiedades antigénicas bastante similares compartidas por todos los aislamientos de este virus.

Enfermedad de Newcastle en pollos de engordeLas vacunas vivas atenuadas y las inactivadas se han utilizado ampliamente para frenar la amenaza económica de la EN en todo el mundo.

Enfermedad de Newcastle en pollos de engordeLas vacunas vivas son conocidas por su historial de alta eficacia, debido a su capacidad para replicarse de manera eficiente e inducir una respuesta inmunitaria sólida.

Enfermedad de Newcastle en pollos de engordeDesafortunadamente, no pueden bloquear la replicación del virus heterólogo virulento a pesar de proteger contra la enfermedad clínica manifiesta.

Enfermedad de Newcastle en pollos de engordeEnfermedad de Newcastle en pollos de engordeComo resultado, las aves vacunadas con esas vacunas pueden servir como reservorios de EN virulento, liberando virus infeccioso al medio ambiente, lo que lleva a posibles brotes entre las aves en contacto no protegidas.

Estas deficiencias de las vacunas convencionales exigen colectivamente la necesidad de mejorar las estrategias de vacunación actuales contra las cepas de EN prevalentes en todo el mundo.

Enfermedad de Newcastle en pollos de engordeSe permite el uso de vacunación profiláctica y de emergencia.

Enfermedad de Newcastle en pollos de engordeLa vacunación profiláctica se aplica a gran escala en la UE y en otras partes del mundo. Todos los estados miembros excepto Suecia, Finlandia y Estonia aplican una política de vacunación profiláctica.

Enfermedad de Newcastle en pollos de engordeEN en humanos

No supone ningún riesgo desde el punto de vista de seguridad alimentaria y aunque el potencial zoonótico es limitado, este virus puede ser un agente patógeno de los humanos y el signo de infección más frecuente es la conjuntivitis, que aparece en un plazo de 24 horas tras la exposición al virus por vía ocular (Swayne y King, 2003).

Enfermedad de Newcastle en pollos de engordeLas infecciones registradas no suponen un riesgo para la vida y la debilidad que causan no dura más de dos o tres días (Chang, 1981).

Enfermedad de Newcastle en pollos de engordeLos síntomas que con mayor frecuencia se han señalado en las infecciones humanas son la infección ocular, que normalmente consiste en enrojecimiento de uno o de los dos ojos, lagrimeo excesivo, edema palpebral, conjuntivitis, y hemorragia subconjuntival.

Enfermedad de Newcastle en pollos de engordeNo existe evidencia de contagio entre humanos.

Enfermedad de Newcastle en pollos de engordeDado que el virus de Newcastle se reproduce en las células cancerosas del hombre más rápidamente que en la mayor parte de células humanas normales y puede eliminar estas células huésped, ha sido usado experimentalmente como un tratamiento del cáncer.

Enfermedad de Newcastle en pollos de engorde
Vetanco Latam 0722
Petersime 032022
huvepharma
biovet
MÁS SOBRE Salud Animal

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD AVÍCOLA

Acceso a los artículos en PDF
Mantente al día con nuestros boletines
Reciba gratuitamente la revista en versión digital

DESCUBRA
AgriFM - Los podcast del sector ganadero en español
agriCalendar - El calendario de eventos del mundo agroganaderoagriCalendar
agrinewsCampus - Cursos de formación para el sector de la ganadería