cómo gestionar el riesgo y reducir el problema